¿Cómo evitar ser un rehén en tu propia casa?

Nadie quiere ser visitados por desalmados delincuentes en su casa, donde ese supone que es el lugar más seguro para un individuo. Pero hay quienes no hacen nada para evitarlo y en cambio parecen tentar las situaciones de riesgo.

Lo primero que debe una persona tener en cuenta es que sus puertas y ventanas deben estar debidamente reforzadas, para ello es fundamental contar con la asesoría de cerrajeros profesionales que los saquen de ese estado indefenso.

Instalar elementos de seguridad, soluciones de cerrajería y aplicar medidas preventivas para evitar que los delincuentes nos encuentre como blanco fácil, por medio del análisis de los puntos débiles de la propiedad o los riesgos personales a los que nos exponemos en lo cotidiano.

Manejar una situación de secuestro

Evitar la situación de secuestro es lo fundamental, pero si es inminente que hay intrusos dentro de nuestra casa mientras estamos dentro, lo más indicado es mantener la calma.

Ya que no se sabe a qué nivel de estrés en que se encuentra el victimario, para detonar un arma o atacar terminando con hechos lamentables. O si esta bajos los efectos del alcohol o de las drogas.

No intente hacerse el héroe, porque podría desencadenar situaciones muy riesgosas. Si hay más de una persona implicada, es mejor mantener el núcleo familiar o en su defecto el grupo de victimas unidos, callados e inmóviles, para evitar que los secuestradores lo dispersen siendo más angustiante para todos.

Los celulares siempre los cargamos encima, si de manera inmediata pueden silenciarlo y ocultarlo en cualquier momento de descuido y ocultándose con el cuerpo de alguien del grupo, enviar mensajes rápido avisando de la situación o realizar llamadas a la policía. Siempre y cuando no ponga su vida en riesgo.

Es mejor dejar que se lleven lo que desean, sin oponer resistencia, lo material siempre será recuperable la vida y la salud no.

Robos mientras estas dentro

Convertirte en un rehén es posible frente a un descuido, bajar la guardia es lo que hace posible que un delincuente te ataque de sorpresa.

El descuido puede deberse a que no realizaste la sustitución adecuada de los mecanismos de cerramientos que han permito que los delincuentes se aprovechen. Los cerrajeros siempre recomiendan que se refuercen tanto puertas principales como las traseras, las ventanas, balcones o ventanillas.

Mientras duermes es posible que se introduzcan por ventanas que dejas abiertas. Pero es factible que entren contigo cuando de manera sorpresiva te asaltan en la entrada cuando sacas las llaves o te descuidas para enviar un mensaje de texto cuando intentas abrir la puerta.

Estar atento cuando entras o sales de tu casa podría hacer la diferencia en convertirte en un rehén.

Elementos de seguridad que previenen el intrusismo

Si no es por asalto que entran a tu casa, hay dispositivos que te alertan que hay un ataque que esta sucediendo o que reducen las posibilidades de que ocurran:

  • Mirillas

  • Escudos magnéticos

  • Cadenas de pasadores

  • Cerrojos

  • Sensores de rotura de vidrios

  • Habitaciones antipánico

Estos elementos de seguridad minimizan el riesgo de ser secuestrado en tu propia casa.